Vivimos en la era de la información. Todos nosotros tenemos un Smartphone y vivimos pegados a él. No hay forma de que deje de sonar durante 5 minutos seguidos. Recibimos avisos del calendario, mensajes de WhatsApp, notificaciones de Facebook, los nuevos seguidores de Twitter, los me gusta de Instagram, e incluso a veces recibimos llamadas.

Tal es la dependencia del teléfono que si estamos 15 minutos sin recibir ninguna notificación, nos pensamos que se nos ha roto el móvil.

Estas distracciones son muy peligrosas para el gimnasio. Si dedicas una hora al día a cambiar tu cuerpo, que sea una hora, pero una hora sin interrupciones. Apaga el móvil o ponlo en modo «no molestar» o en cualquier otro modo que te permita entrenar sin distracciones. Si estás entrenando, estás entrenando.

Related posts

Deja un comentario

PONTE EN FORMA

contacta con Nosotros